agosto 17, 2022
¿Cómo Combatir el Sufrimiento? Primer recurso: El Conocimiento

¿Cómo Combatir el Sufrimiento? Primer recurso: El Conocimiento

Con este artículo, abro una serie de temas relacionados con el desarrollo de nuestro bienestar personal que forman parte del taller “Cómo ser un pasota responsable: 3 roles, 12 habilidades, 24 herramientas para mejorar el bienestar personal”. Un taller que estoy realizando en sus versiones online y presencial. Puedes saber más sobre la versión online en este link>

¿QUÉ TENGO QUE CONOCER PARA VIVIR MEJOR?

 

El conocimiento es una de las tres bases de lo que conocemos como COMPETENCIA, aquello que nos da gobierno sobre lo que queramos dominar.

El objetivo de nuestra vida, desde mi punto de vista, tendría que ser el bienestar personal y no la felicidad. Este es un punto de partida muy importante. La felicidad se presenta de vez en cuando y hay que disfrutarla, pero no tiene vocación de permanencia. El bienestar sí que tiene vocación de permanencia y lo podemos trabajar. Pero es necesario para obtenerlo saber cómo funcionamos nosotros, el mundo, la vida y nuestra relación con los demás.

PRIMERA HERRAMIENTA: EL CEDAZO DEL SER Y EL HACER

Conocer la naturaleza de nuestras preocupaciones es indispensable para tomar las decisiones adecuadas.

Para conocer la naturaleza de nuestras preocupaciones, problemas o aquello que nos hace sufrir, podemos usar la Herramienta del Cedazo del Ser y el Hacer: Estos dos verbos los podemos relacionar con todo aquello que ES (verbo SER) y que nosotros no podemos cambiar y con aquello que SE HACE (verbo HACER) que son las cosas en que nosotros sí podemos cambiar.

Antes de continuar te propongo que escribas una lista de tus preocupaciones actuales. En la mayoría de cursos que imparto utilizo esta herramienta para iniciar el taller, la denomino “el mapa de dificultades”. Una vez realizado invito a los asistentes a que indiquen la naturaleza de lo que les preocupa. Una preocupación muy común es la relación conflictiva con otras personas, como relaciones con su jefe o con personas agresivas.

Analicemos con nuestra herramienta esta preocupación: «Relaciones conflictivas con otras personas». ¿Qué naturaleza tiene? ¿SER o HACER? ¿Podemos cambiar a esa persona? o ¿podemos cambiar lo que hacemos ante esa situación?

Ante el SER me adapto. Ante el HACER actúo.

“Lo que no fluye, se destruye” (Einstein).

Las Personas SOMOS, formamos parte del Universo del SER. Cada uno de nosotros somos un SER único, diferente a los demás, por nuestra herencia genética y nuestra experiencia de vida. Esto configura lo que se denomina FENOTIPO  (conjunto de caracteres visibles que un individuo presenta como resultado de la interacción entre su genotipo y el medio, Dra. Rosa Casafont en su libro Viaja a tu cerebro).

Así diríamos que las PERSONAS formamos parte del SER. Ante el SER la decisión es la ADAPTACIÓN. No podemos ni debemos compararnos con los demás. Somos territorio sagrado. Nos debemos, como personas, un respeto sentido y profundo.

Deberíamos eliminar los Juicios de Valor sobre las personas, no sirve decir “eres conflictivo”, es más eficaz centrarse en los hechos y expresar algo así como “ me siento ofendido por lo que has dicho”

Si no podemos actuar ante el SER, ¿ante qué podemos actuar?

La respuesta está en los hechos, en lo que LAS PERSONAS HACEMOS, aquí se abre la oportunidad de ACTUAR. De manera asertiva, siempre que sea posible.

Define muy bien esta situación una frase muy inspiradora que nos puede ayudar mucho a posicionarnos adecuadamente ante  las situaciones conflictivas:

Suave Con Las Personas (desde el respeto), Exigente Con Los Hechos (desde la asertividad).

Deja una respuesta